Hierro 3 (Bin-Jip)

Título: Hierro 3 Título original: Bin-Jip
Director: Kim Ki-duk
Intérpretes: Lee Seung-yeon, Jae Hee, Kwon Hyuk-ho, Joo Jin-mo, Choi Jeong-ho, Lee Dah-hae, Park Dong-jin, Moon Sung-hyuk, Park Jee-ah
Nacionalidad: Corea del Sur
Género: Drama
Año: 2004
Duración: 95 min.
Puntuación: 7,5
Reseña: Tae-suk es un joven extraño que vaga por la ciudad, con su motocicleta, pegando carteles de publicidad en las casas. Aparentemente se encuentra trabajando aunque, en realidad, está comprobando si dichos hogares se encuentran habitados.

Precisamente, coloca los carteles en las puertas de las casas, sirviéndole como señal. Si los carteles permanecen ahí durante un tiempo, significa que sus propietarios, por algún motivo, no se encuentran ahí y la casa puede ser invadida sin problemas.

En ese instante Tae-suk hace uso de su arsenal para abrir cerraduras, accediendo al hogar. Así se instalará, como si la considerase su casa y, a cambio, colabora en las tareas domésticas de sus propietarios haciéndoles la colada, ordenando las habitaciones e incluso arreglando electrodomésticos que no funcionen. Finalmente, antes de abandonar la vivienda, se toma unas fotos como muestra de triunfo.

En una de sus intrusiones, Tae-suk acabará en una enorme casa en la que podrá permanecer durante un tiempo. Sin embargo, será diferente puesto que, el joven intruso no contará con que su dueña sigue habitándola y vigilándole en silencio.

La mujer se llama Sun-hwa, víctima de frecuentes abusos y maltratos por parte de su marido que, en estos momentos, se encuentra de viaje por negocios. El estado de depresión de Sun-hwa provoca que no tenga intención alguna de avisar a la policía y, mucho menos, defender su casa. Sin embargo, tras mucho espiar a su intruso, Sun-hwa comienza a sentirse agradada por su presencia, puesto que éste no tiene intenciones de robar ni hacer daño a nadie.

Un día, Tae-suk se sorprenderá al ver que Sun-hwa lo observa atentamente sin sentirse asustada ni en peligro. Aunque éste se asusta, pronto comprenderá que su invasión ha sido aceptada y que no es molestia alguna para la joven ama de casa. De esta forma, se crea una extraña relación en la que Sun-hwa continúa su vida diaria mientras Tae-suk pulula por la casa sin hablarse entre ellos.

Sus momentos de paz y tranquilidad mutua llegarán a su fin cuando el marido de Sun-hwa regresa a casa. Tae-suk presencia a escondidas cómo éste maltrata y grita a su mujer, así que decide dejarse ver formando un poco de jaleo, en el jardín, practicando golf. Alterado, el marido sale a su encuentro para hacer frente al invasor y acaba recibiendo una paliza por parte de éste.

Acto seguido, Tae-suk abandona el hogar y Sun-hwa decide acompañarlo para dejar a su marido atrás. Así, ambos convivirán juntos en sus frecuentes intrusiones de hogares ajenos y subsistir de esta forma tan peculiar.

Recomendamos Hierro 3 por la originalidad de su argumento, la peculiar forma de reaccionar de los personajes y la belleza de sus imágenes. Resalta la escasez de diálogos por parte de los protagonistas; sin embargo, este mutismo se suple con espléndidas interpretaciones de los personajes, así como preciosos escenarios, hasta convertirse en poesía materializada en imágenes.